Los beneficios del aceite de oliva para nuestro cerebro

En un estudio reciente publicado en la revista Annals of Clinical and Translational Neurology, los investigadores muestran cómo el consumo de aceite de oliva virgen extra protege la memoria y la capacidad de aprendizaje y reduce la formación de placas de beta amiloide y ovillos neurofibrilares en el cerebro, marcadores clásicos de la enfermedad de Alzheimer.

El equipo de Temple también identificó los mecanismos subyacentes a los efectos protectores del aceite de oliva extra virgen. Encontraron que el aceite de oliva reduce la inflamación cerebral y es capaz de activar un proceso conocido como autofagia. La autofagia es el proceso por el cual las células se descomponen y eliminan los desechos y toxinas intracelulares, como las placas amiloides y la tau fosforilada.

Experimento con ratones

En el experimento realizado por el Dr. Praticò y sus colaboradores, utilizaron varios ratones que padecían Alzheimer para examinar los efectos de una dieta rica en aceite de oliva virgen extra. Los investigadores estudiaron tres tipos de resultados, todos asociados con la aparición del Alzheimer: deterioro de la memoria, presencia de placas amiloides y ovillos neurofibrilares.

Se utilizaron ratones que fueron diseñados biológicamente para desarrollar Alzheimer y los separaron en dos grupos. El grupo del aceite de oliva comenzó a consumir este producto cuando tenían seis meses de vida, antes de que los síntomas de la enfermedad comenzaran a aparecer. A los 12 meses, a ambos grupos de ratones se les realizaron pruebas diseñadas para evaluar la memoria de trabajo, la memoria espacial y la capacidad de aprendizaje. En los resultados se pudo observar que el grupo de aceite de oliva lo hizo significativamente mejor que el otro grupo en todas las pruebas.

Al parecer, las células cerebrales de ratones alimentados con dietas enriquecidas con aceite de oliva virgen extra tenían niveles más altos de autofagia y niveles reducidos de placas amiloides y tau fosforilada, según el Dr. Praticò, investigador principal del estudio. La última sustancia, la tau fosforilada, es responsable de los ovillos neurofibrilares, que se sospecha que contribuyen a la disfunción de las células nerviosas en el cerebro que son las responsables de los síntomas de la pérdida de memoria en el Alzheimer.

Estudios previos ya habían sugerido que el consumo habitual de aceite de oliva virgen extra en la dieta aporta numerosos beneficios para la salud. La teoría es que consumir aceite de oliva virgen extra es mejor que tomar frutas y verduras únicamente, y como grasa vegetal monoinsaturada es más saludable que las grasas animales saturadas.

Posteriormente, los estudios del tejido cerebral de ambos grupos de ratones revelaron diferencias significativas en la apariencia y función de las células nerviosas.

“Una cosa que se destacó inmediatamente fue la integridad sináptica”, dijo el Dr. Praticò “La integridad de las conexiones entre neuronas o sinapsis, se preservaron mejor en animales con la dieta de aceite de oliva extra virgen. Además, comparando ambos grupos de ratones, las células cerebrales del grupo de aceite de oliva mostraron un importante aumento en la activación de la autofagia de las células nerviosas, que fue en última instancia responsable de la reducción en los niveles de placas amiloides y tau fosforilada”.

Gracias a la activación de la autofagia, se conservó mejor la memoria y la integridad sináptica, y los efectos patológicos en animales destinados a desarrollar la enfermedad de Alzheimer se redujeron significativamente.

Lógicamente, este es un descubrimiento muy importante, ya que los investigadores sospechan que una reducción en la autofagia marca el comienzo de la enfermedad de Alzheimer.

Conclusiones

Al parecer, la diferencia en la dieta es la única forma de explicar los efectos beneficiosos del aceite de oliva, al menos en ratones. Aunque con estos estudios siempre existe la advertencia necesaria, y es que lo que funciona en los ratones puede no funcionar tan bien en los seres humanos, y la única forma en que lo sabremos con certeza es estudiando lo mismo en humanos.

Dado que los resultados de este estudio fueron tan alentadores, parece probable que se lleve a cabo un estudio en humanos (aunque algunos de los factores serán diferentes por razones obvias, ya que no podemos saber con certeza quién desarrollará o no la enfermedad).

Así pues, este estudio y muchos otros apuntan a los beneficios generales para la salud del consumo de aceite de oliva en nuestra dieta, y que siempre será un gran acierto, ya se ha relacionado con mantener más bajo el colesterol y la presión arterial, así como una gran ayuda en la pérdida de peso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies